13 abr. 2008

Clasificado S: Escalofrío (Carlos Puerto, 1978)



Ana y Andrés son unos recien casados que viven de alquiler y esperan un hijo. Un sábado, mientras dan una vuelta en coche con su perro Blackie, se encuentran a un viejo compañero de escuela de Andrés, Bruno, que los invita a tomar algo junto a su mujer, Berta, en su casa. Lo siguen en coche hasta una apartado caserón, en el que un criado o algo así, ya que nadie lo menciona en la película, les abre la puerta. Ya dentro, Bruno empieza a buscar una foto del colegio en la que sale junto a Andrés, mientras Ana ojea por encima un libro de ocultismo con su toque de erotismo 70s. Berta está en la cocina, preparando el aperitivo. Ana, tras maravillarse con una siniestra muñeca de porcelana, acude a ayudar a Berta a la cocina y la descubre comiendo algo sangriento de un plato. Ana, que es mujer de mundo y no se sorprende por nada, se dispone a cortar un poco de queso con un enorme cuchillo. Berta la observa y le acaricia un poco la cara así un poco de manera lasciva.
Cuando se reunen con los hombres en el salón, Andrés comenta a Ana que el de la foto del colegio no se le parece en nada, y que ha descubierto que en el reverso de la foto está su dirección. Ana, que debe estar algo hambrienta, ni se inmuta y bebe un poco de vino.
Las dos parejas se sientan frente a frente y se ponen a hablar de satanismo como si tal cosa, y Berta, que luce un bonito medallón y una fantástica melena, propone hacer una ouija.
Así que nuestros cuatro amigos mantienen una línea directa con el más allá y descubren que Bruno ha intentado suicidarse de un tiro en la sien, con un resultado fallido, que Berta también lo ha intentado, pero cortándose las venas y además también se enteran de que Ana tuvo un affair con el hermano de Juan (La Ouija es bastante indiscreta, sí). El ambiente se empieza a crispar y se torna malsano (los primeros planos intercalados de la muñeca de porcelana ayudan bastante para crear un tono siniestro) y nuestros amigos deciden irse, pero, ¡oh, sorpresa!, se desata una tormenta, el teléfono está cortado, el coche está averiado...así que Andrés y Ana deciden pasar la noche en casa de sus nuevos conocidos.
Los acompañan a una habitación y protagonizan unas cuantas escenas "S", en la bañera, para más tarde irse a dormir. Pero de pronto Ana se sobresalta al escuchar a Blackie, por lo que se pone un deshabillé y baja al piso inferior, donde sufre un intento de violación por parte del silencioso criado.
Total, que sube medio en shock a la habitación y se lo cuenta a Andrés, que decide pedirle explicaciones a Bruno y Berta.
Cuando llega donde sus amigos, encolerizado, los ve sobre un tapiz con símbolos cabalistas, desnudos, en éxtasis y embadurnados de aceite corporal, por lo que decide desnudarse junto a Ana para protagonizar unas cuantas escenas "s" más de marcado caracter bizarro, con un cuadro de un corazón de Jesús envuelto en llamas ¿? como testigo directo.
Tras esto, nuestros amigos empiezan a sufrir una serie de incidentes tan grotescos, en la onda La Semilla del Diablo, pero mucho más bestia, con primer plano del triste final de Blackie y una incríble performance por parte de la nuestra muñeca favorita, que preferimos no contar para no quitarles las ganas de ver ésta maravilla que pueden empezar a descargar aquí ya. Ni se lo piensen.


No hay comentarios:

Colabora: equipotucson(.)gmail.com
2007-2015©Equipotucson