19 oct. 2010

Consejos publicitarios


Morris el Gato, estrella de la televisión.
Como otros animales-estrella, Morris tuvo un origen humilde. Su entrenador, Bob Martwick, lo recogió de un refugio de animales en 1966. Martwick, que vió posibilidades en ese felino con andares despreocupados, lo vendió a la compañia Nine Lives Cat, fabricante de comida, que hizo de Morris una estrella conocidísima a lo largo de diez años, en los que hizo cuarenta comerciales.
Morris disfruto de los habituales beneficios que reporta el estrellato. Viajó en limousinas, se alojó en hoteles tipo Rancho Relaxo y tuvo los mejores cuidados. Sus cuidadores viajaron con el alrededor del mundo camuflándolo en una caja para mantenerlo a salvo de los admiradores. Incluso tuvo alguien que le llevó las peticiones de prensa.
Su única aparición en cine fue en Shamus (Buzz Kulik, 1973) , con Burt Reynolds y Dyan Cannon, película en la que se interpretó a si mismo, haciendo de gato gourmet que sólo come cuando le ofrecen comida Nine Lives Cat.
Morris fue, incuestionablemente, una celebridad. Cuando murió, en 1978, a una edad avanzada, la mayor parte de las cadenas de televisión estadounidenses dieron noticia de su fallecimiento, y unos cuantos periódicos hicieron reportajes sobre él. La marca de comidas para la que trabajaba no emitió sus anuncios durante unos días para mostrarle un último respeto. Después vinieron otros Morris, pero, claro, ninguno tan Morris como el auténtico Morris.
Vídeo: ¡Clásico!
Fuente: Great Animals of the Movies, Edward Edelson (1980)
Colabora: equipotucson(.)gmail.com
2007-2015©Equipotucson