7 jun. 2012

"Nada puede detener a Rita"




Esto es lo que se podía leer en los carteles de The Mercury Wonder Show, el espéctaculo de variedades montado por Orson Welles para animar a las tropas militares estacionadas en Los Angeles tras el desembarco de Normandia.
Pero lo cierto es que alguien si pudo detener a Rita Hayworth, que se prestó a colaborar con su amigo (y posterior marido). La persona que lo hizo fue Harry Cohn, presidente de Columbia Pictures, que no quiso ver la imagen de su única estrella femenina degradada bajo una carpa instalada en pleno centro de Hollywood. Así que, tras sólo dos funciones, fue sustituida por Marlene Dietrich, una mujer sin miedo a los presidentes de estudio y los trucos de magia de Orson el Magnífico.
Colabora: equipotucson(.)gmail.com
2007-2015©Equipotucson