21 jul. 2013

La misteriosa Anita Ekberg


Anita Ekberg ha llegado a Roma procedente de Londres, donde hace pocos días terminó el rodaje de Call Me Bwana (Gordon Douglas, 1963) junto a Bob Hope y Edie Adams.
Este film, ambientado en Africa Ecuatorial, se ha rodado bajo la espesa niebla de Londres. En esta película Anita interpreta el papel de una joven que se dedica al estudio de la antropología especializada en las costumbres de las tribus salvajes de Africa.
No sabemos si debido a su extraño cometido en el film, Anita ha cambiado ultimamente. Lo cierto es que está desconocida. Ekberg, tan aficionada al exhibicionismo, de repente ha decidido no dejarse fotografiar. Pasea por las calles enfundada en un abrigo de cuero negro, pantalones y altas botas; para completar el atuendo lleva unas enormes gafas, un sombrero, negro también, y fuma en una larguísima boquilla. En este artículo ofrecemos varias fotografías para que el lector juzgue el atuendo (¿un tanto siniestro?) de Anita Ekberg durante uno de sus paseos por las calles de Roma.


Su secretaria la acompaña practicamente a todas partes. La nueva Anita, con su mania de rehuir de los fotógrafos, no repara en taparse la cara en medio de la calle, de modo que apenas ve por donde anda.
¿Será un alarde publicitario? En tal caso no lo creemos muy oportuno, pues la mejor publicidad que la rubia puede hacer de si misma es mostrarse a los transeúntes. Ella no opina así y lo único que ha dejado al descubierto es su dorada cabellera, recogida en una "cola de caballo".
El juego de Anita no va a durar mucho, porque la estancia de la estrella en Roma será muy breve. Dentro de pocos días piensa trasladarse a Suecia para visitar a sus padres y pasar una temporada con ellos antes de empezar el rodaje de su nueva película. Las ofertas recibidas situarán a la actriz proximamente en Estados Unidos o Inglaterra. Nosotros intentaremos seguirla para vigilar su comportamiento. ¿Seguirá Anita con su misterioso proceder? En breve, la respuesta.
(Film Ideal, 1963)

2 comentarios:

Jose dijo...

Sublime, como siempre esta máquina del tiempo vuestra. Dejo el comentario con un poco de aprensión, visto que nadie comenta nada, pero precisamente por eso, para recordaros que tenéis lectores enfervorecidos, aunque tímidos.

EquipoTucson dijo...

¡Qué emoción! Muchas gracias, Jose.

Colabora: equipotucson(.)gmail.com
2007-2015©Equipotucson