26 sept. 2013

Rita! Rita! Rita!


Hubo un tiempo en que Rita Hayworth apareció con un indisimulable aire de derrota. Antes, Orson Welles le había dado una categoría artística, Gilda, la popularidad y el título de la mujer más guapa del cine americano; Ali Khan, un tratamiento principesco... La estrella de Rita Hayworth había brillado fuerte en el mundo del cine, de las noticias, de las mujeres que tienen estilo para representar una determinada época.
Sin embargo La Hayworth, después de serlo casi todo, empezó a perder sus títulos. La vimos en muy malas películas, le asomó a los ojos la mirada y el cansancio de las actrices vencidas, se divorció de Ali Khan, desapareció paulatinamente de las páginas de los semanarios. Sólo su vida sentimental daba que hablar de vez en cuando.
Pero entonces aparecieron las reconfortantes fotografias de arriba. La actriz preparaba su presentación en un teatro de Broadway. Exactamente, en el Ethel Barrymore, donde debía comparecer llevando de pareja al actor Gary Merryl.
Rita aparecía en ellas rejuvenecida, como repuesta de unos años de crisis, tan guapa como en su primera época. Aunque claro, los años le daban en el rostro una grata madurez. Con el libreto de Step on a Crack en la mano (1962), Rita tenía todo el aspecto de una actriz que supo derribar la mitomanía publicitaria y devoradora de Hollywood.

No hay comentarios:

Colabora: equipotucson(.)gmail.com
2007-2015©Equipotucson