28 sept. 2013

Una noche en el Arthur


"Nada más entrar en el Arthur tenías delante el restaurante, y la sala de baile a la derecha. El lugar brillaba intensamente, con un oscuro resplandor. Era el club de Sybil Burton Christopher, por supuesto, y Sybil era una mujer optimista y extrovertida -¡todo era divertido, gracioso, una fiesta!-, el tipo de inglesa enérgica que quiere que todo el mundo lo pase en grande. Conocí a muchas estrellas en el Arthur -Sophia Loren, Bette Davis, a todo el mundo menos a Liz Taylor Burton-, pero lo más emocionante fue conocer a un astronauta, Scott Carpenter. (A principios de junio de 1965, el programa espacial de Estados Unidos tenía a dos astronautas en órbita que acababan de dar el primer "paseo por el espacio" fuera de su cápsula.)" Andy Warhol y Pat Hackett, Popism (p.160)


Sybil Burton Christopher dirigió durante cinco años el Arthur, club de referencia de la calle 54, en Nueva York. Pidió prestamos para abrirlo a muchas estrellas amigas (Roddy McDowall, Julie Andrews, Leonard Bernstein, Stephen Sondheim) y fue el lugar favorito de otras tantas celebridades (Tenessee Williams, Truman Capote, Lee Reemick, Farley Granger). Ser propietaria de un club de éxito le dió un poder, un status y un aura de glamour que le ayudó a abrir nuevos locales en LA, Dallas, Detroit y San Francisco, y a vengarse, según algunos, del matrimonio Burton-Taylor (fue sonado cuando Richard cambió a su primera esposa y principal apoyo en los inicios de su carrera como actor por Elizabeth). También fue todo un shock para la prensa del momento su matrimonio con Jordan Christopher, cantante de la banda residente del Arthur (The Wild Ones), debido a la diferencia de edad entre ambos (diez años). En 1969, tras la aparición de ciertas drogas en el local (ácidos, anfetaminas), Sybil pensó que el Arthur había perdido su raison d'être y lo vendió.
Colabora: equipotucson(.)gmail.com
2007-2015©Equipotucson