6 oct. 2013

Cita con Vampira


Quedamos con ella en un pequeño restaurante de Hollywood. Vampira, o Maila Nurmi (su nombre real), fue toda una sensación en los años cincuenta. Conocida por ser presentadora de televisión, actriz y confidente de numerosas estrellas como James Dean, Elvis Presley, Tab Hunter o Troy Donahue, ahora atiende al nombre de Helen Heaven y posee una tienda de antiguedades. También escribe pequeños relatos y de vez en cuando hace algún cameo. El último lo podemos ver en la producción independiente Population 1 (Rene Daalder, 1986). Hablamos con ella sobre Hollywood, Halloween y los horrores cotidianos.

- ¿Qué asusta a Vampira?
- Este siglo...Los ratones, los murciélagos, las noches de tormenta- Esas cosas no me dan miedo. Puedes asustarme con hospitales, con cámaras de tortura, cosas así.
- ¿Cuál fue tu Halloween más memorable?
- Recuerdo uno... Vivía con mi primer marido en una habitación sobre un garaje, en Laurel Canyon. Los vecinos me llamaban Sister St. Francis, porque acogía en casa a cualquier animal abandonado que encontraba. Conocía a todos los niños del vecindario, y aquel Halloween decidí que tendrían su botín, que incluiría una Coca-Cola, una manzana, una chocolatina, un regalo y galletas. Tallamos calabazas para poner en las ventanas y nos disfrazamos...Y nadie vino. Al año siguiente repartí invitaciones de fiesta para 276 personas.
- ¿Qué hacía Vampira antes de ser famosa?
- Trabajé durante años como encargada en una tienda. Gané un montón de dinero, las ventas se me daban bien. Me presenté a muchos cástings, en los que conocí a gente muy interesante, como la bailarina Lily St. Cyr. Y fuí show girl en un espectáculo de Earl Carroll.
- ¿Cómo creaste tu personaje?
- Mi primer marido, el guionista Dean Riesner, tuvo la idea de crear un personaje sexy tipo Charles Addams. Me dijo: "Tenemos que llevar Homebodies a la televisión". Entonces fui a una fiesta -la fiesta indicada- el Ball Caribe, presentada por Lesley Horton, que aquel año se celebraba en el Aquarius Theatre. Allí conocí a Hunt Stromberg Jr. (director de programación de la KABC-TV). Yo quería hacer un programa con Charles Addams, pero él me dijo: "No, te queremos a tí". Así que retocamos a Vampira para darle un aire Hollywoodiense: Le añadimos un toque Bizarre (magazine), le pusimos tacones altos, largas uñas y sangrientos rasguños sobre el pecho. Combinamos sexo y muerte, los dos grandes factores.
- ¿Fue divertido?
- Fue muy divertido. Usabas tu creatividad y su dinero. Eso era genial.
- ¿Cómo elegiste el nombre?
- Hice una lista... Tenía un montón de nombres victorianos, aunque no eran muy buenos. A mi marido se le ocurrió el nombre de Vampira. Al principio lo descarté, me parecía un nombre demasiado pretencioso. Otro de los nombres descartados era "Creeponia". Finalmente, me quedé con Vampira.
- ¿Era Hollywood un lugar excitante aquellos días?
- No era más excitante que hoy. ¿Has visto a Morgan Fairchild? Me encanta esa mujer.
- Ahora vemos los años cincuenta como "los años dorados".
- En aquel momento "los años dorados" eran los años treinta. Contemplábamos fascinados El jardín de Alá (el complejo de hotel y apartamentos propiedad de Alla Nazimova): Ese fue el centro de todo en los treinta- el Jardin y el Chateau (Marmont, el hotel). Todo el mundo que venía a la ciudad quería alojarse en el Chateau.
- Conoces a Tab Hunter y Troy Donahue. ¿Cómo eran ellos entonces?
- Ambos son buenos actores, aunque la gente no lo sabe... Troy era un buen amigo y Tab se quedó en casa durante un tiempo...incluso fuí su beard lady. Antes, cuando dos personas se citaban (y querían ser discretas) se llevaban a la cita a una beard lady de acompañante, para que todo pareciese más platónico. En aquel momento Tab salía con Stephanie Zimbalist. Ellos sólo eran amigos, pero Tab estaba muy preocupado con lo que decían de él en las revistas, ya sabes... Oh, amo a Tab, es tan adorable. En Confidential (magazine) ponían en portada que Tab era anti-americano. Contaban que pasaba productos de contrabando al partido comunista chino. Que era un pervertido, un ser oscuro. Todo eran difamaciones sobre él.
-¿Y qué me puedes decir de Nick Adams?
- Él era odioso, detestable. Un tipo a lo Sammy Glick. Si veía que tenías éxito, ponía sus tentáculos sobre tí y ya no te lo podías quitar de encima. Excepto si te convertías en una has-been.
- ¿Elvis Presley?
- Recuerdo que cogí su mano cuando fue abucheado a la salida del Frointier en Las Vegas, en 1956...Yo fuí un gran apoyo para él en aquel momento. Era un hombre grande, guapísimo...aunque tenía muchos defectos. No sabía como tratar a las mujeres. Una vez ví que trataba mal a una chica, delante de todo el mundo. Más tarde, en privado, le recriminé su actitud. Se enfadó conmigo en aquel momento, pero transcurrido un tiempo rectificó, me dió las gracias y me dijo que su comportamiento con aquella chica (y conmigo) no había sido el correcto.
- Has salido con personas muy conocidas. ¿Alguna vez tuviste que rechazar una proposición?
- Fernando Lamas me llamó un día y me invitó a comer fuera. No me pareció adecuado aceptar la invitación porque, aunque no conocía sus intenciones, él estaba casado en aquel momento. Ahora me arrepiento de no haber ido a comer con él, era un hombre encantador. Y Vince Edwards se interesó por mí una vez, pero yo me enteré años más tarde. Pienso que mi amigo (al que Vincent preguntó) estaba un poco celoso.
- No todo fue siempre algo excitante.
- Exacto. Recuerdo una vez. Marlon (Brando) estaba en Europa, viviendo aventuras y planeando casarse con la hija de un pescador francés. Y yo mientras tanto estaba aquí, pensando en su vuelta, en el tiempo que habíamos pasado juntos. Estaba siempre en mi apartamento. Me pasaba horas sentada junto al teléfono, esperando su llamada, pero el teléfono nunca sonaba. Estaba inquieta, comprobando si el teléfono funcionaba correctamente (risas)...No pude volver a salir con nadie en seis meses. En todo ese tiempo estuve por ahí con Jimmy Dean... No, no lo llames salir, sólo eramos muy buenos amigos.
- ¿Por qué piensas que James Dean se sintió atraído por tí?
- Jimmy amaba el glamour. Todas sus amigas tenían una imagen glamourosa, Eartha Kitt, Ursula Andress, Vampira. Él estaba enamorado de Pier Angeli, pero ella lo dejó plantado.
- Volvamos a los vampiros. Parece que estuviste ligada a ellos durante toda tu carrera.
- Me encasillé. Igual fue por mi estructura ósea, tan dramática. Primero interprete a un vampiro en Broadway, en Spook Scandals. Howard Hawks me trajó a Hollywood para participar en Dreadfull Hollow, una película sobre vampiros en Hollywood. Nunca llegó a hacerse.
- Entonces vino Vampira. Todo un hit en las fiestas de disfraces de Halloween.
- Recuerdo que un año se llegaron a recibir más de doscientas llamadas de gente preguntando como vestirse a lo Vampira para Halloween. En el estudio me dijeron que llamase a casa de Zsa Zsa Gabor para darle detalles a su doncella de como conseguir el aspecto de Vampira. Llamé a su casa aquella noche, y se puso su mayordomo. Él dijo (imitando un acento arrogante): "Lo siento, Elizabeth no puede ponerse. Ella está muy ocupada con los jirones del vestido de la señora Gabor".
- ¿Quién fue la persona más extraordinaria que conociste en Hollywood durante aquellos años?
- La persona más extraordinaria que conocí no era una persona. Era un dios que se paseó durante un tiempo entre nosotros. James Dean, no creo que él fuese humano. Todos nosotros somos almas, espíritus reencarnados. Pero él era un dios. El vino aquí para que aprendiesemos de él.
- ¿Qué tenía que enseñarnos?
- Yo creo que el vino aquí para enseñar a los adolescentes, para decirles como debían comportarse con sus padres.
- Él fue una gran presencia de la pantalla.
- Recuerdo como se preparaba para su papel en Gigante. Se afeitó parte de la cabeza, simulando una calvicie. Caminaba por todas partes agachado, como si fuese un anciano. Se vestía con ropas ajadas. Cuando la gente lo veía exclamaba: "¿Habéis visto a James Dean ultimamente? ¡Parece que tenga sesenta años!". Vivía todo el día como si fuese su personaje.

(*) Vampira concedió esta entrevista a R.D. Rae y se publicó en la revista In Touch en 1984. Nosotros la hemos rescatado y B.J. Lee se ha encargado de traducir y modificar algunas partes del texto.

No hay comentarios:

Colabora: equipotucson(.)gmail.com
2007-2015©Equipotucson